Personalidades como H.Gradner -premio príncipe de Asturias 2011- e instituciones como Edutopía -fundada por G. Lucas- famoso por la película Guerra de las Galaxias, consideran que hay que mejorar considerablemente la forma en la que los estudiantes se educan.
Durante muchos años y todavía hoy en día en algunos centros académicos muy tradicionales entienden educar bien y como un alumno inteligente a aquel de brillantez académica. Todos hemos conocido y tenido de compañeros a personas de una gran brillantez académica y que después… ¿qué paso ahí? Pues pasó que no es verdad que la inteligencia sea la brillantez académica. Ser inteligente no es otra cosa que la capacidad para resolver problemas a través de escoger la mejor alternativa.
En nuestro modelo educativo necesitamos generar un cambio de mentalidad que permita desarrollar nuestras múltiples inteligencias sacando de nosotros mismos lo mejor. El uso de las tecnologías educativas nos permiten multialfabetizar e individualizar el desarrollo de nuestros talentos.
Una auténtica renovación educativa debería tener como meta no generar individuos mediocres y siempre colocados a la defensiva sino personas que a través de sus aptitudes y actitudes sean capaces de ver en la totalidad.
Decía J.S. Miller que la educación debe generar hombres honestos, sensatos, capaces para después generar médicos, ingenieros, abogados, profesores….. etc.