Hay muchas variables que contribuyen a un buen diseño en un documento, pero en lo general, mientras más sencillo y pulido mantengas el formato, más probable es que la audiencia se sienta atraída a tu argumento y pueda revisar el contenido sin perderse. Para esto te tengo dos simples consejos de Google que tus alumnos y tu podrán usar fácilmente.

 

1. No olvides usar las plantillas.

Las plantillas en Google Docs han mejorado muchísimo por lo que no debes dudar en usarlas. Hay una gran variedad y están todas ordenadas por uso o categoría.

Para comenzar solamente abre Google Docs  y da clic en la galería de plantillas en la pantalla principal y navega por las selecciones. Podrás también seleccionar archivo> Nuevo> De Galería o Plantilla.

Una vez que elijas una que te gusté, se abrirá un documento con fuentes, tamaños y colores previamente elegidos por lo que solamente tendrás que llenarlo con tu contenido para  tener un documento muy llamativo y pulido.

 

2. No mas de tres fuentes diferentes y asegúrate que sean complementarias. 

Si no encuentras una plantilla que te agrade o prefieres crear tu documento desde el inicio igual podrás ayudarte con las herramientas de Google ya que la fuente que selecciones puede ser la diferencia entre un documento legible y atractivo y uno difícil de abordar, para ello Google Fonts tiene la solución.

Hay cientos de fuentes disponibles en Docs, y podrás revisar cada una de ellas con detalle en Google Fonts, pero es fácilmente perderse entre tantas opciones por lo cuando veas una fuente que te guste, coloca tu cursor sobre ella y da clic en “See Specimen” (ver espécimen) para ver ejemplos de la fuente en varios estilos y fuentes populares que la complementan. Esta es una excelente manera de ver rápida y fácilmente parejas de fuentes que funcionan bien juntas.

Para agregar cualquiera de estas fuentes a tu documento, da clic en el menú de la lista desplegable en Documentos> Más fuentes> escriba el nombre de la fuente> Aceptar.